domingo, mayo 28, 2006

Confidencias matritenses

El confidente sonríe con esa mezcla de escepticismo y de ironía que se convierte en inevitable cuando llega el caso. “Me pasaron el borrador del Estatuto para que señalara algunos fallos, me puse manos a la obra y fui indicándoles dónde había discordancias gramaticales, errores jurídicos, despropósitos legales... Cuando la cifra llegó a cien me dijeron que ya estaba bien de tanto remilgo, que había que aprobarlo como fuera...” Este ciudadano estuvo el martes en el Congreso para comprobar cómo se admitía a trámite un auténtico churro revestido de pompa y circunstancia.

“Se puede estar de acuerdo o no con la necesidad de reformar el Estatuto, pero no hay duda de que el nuevo texto está lleno de errores de bulto. Además hay que tener en cuenta que estamos reformando la estructura del Estado sin tocar la Constitución, y eso no puede ser, eso es un auténtico disparate”. Quien así habla no es del PP, ni siquiera del centro político, está a la izquierda del PSOE pero conserva la lucidez y la honradez... aunque todavía no haya cumplido los cien años.

Dejamos al confidente en una penumbra de espejos barrocos y volutas rococós y vagamos por los pasillos, las gradas y los rincones del rancio edificio que alberga el hemiciclo. El personal más maquiavélico se pregunta en voz baja por la cabezada que dio Alfonso Guerra durante el discurso plano y hueco de Zapatero. “¿Se quedó dormido o se hizo el dormido para que la gente creyera que aquello no le interesaba lo más mínimo?” Los socialistas repetían una y otra vez la consigna en privado. “Lo del PP es de ruina”. No estaban exultantes ni radiantes. Un tono gris marengo envolvía la escena, un gris más propio del traje de un burócrata que de un día histórico. La felicidad no es esto, que dirían Ortega o Gasset, a elegir. Inciso comparativo: en el mismo hemiciclo donde se sientan Martínez Pujalte o Pepiño Blanco ocupó un escaño el mayor filósofo del siglo XX español. Para que luego digan que el progreso es irreversible...

Las confidencias matritenses, título apropiado para una miscelánea de Larra o de Mesonero Romanos, dejan a ZP a los pies de los caballos. Ni los suyos lo aplaudieron con fervor. Fuera del recinto alfombrado reconocían que Rajoy estuvo mucho mejor, que tiene ideas y sabe exponerlas, y que eso de irse a la Moncloa mientras hablaban los nacionalistas periféricos y patéticos era un desprecio a Andalucía. Bambi se fue a pasar la tarde a su despacho como el debate no fuera con él, y rehuyó el combate dialéctico para sorpresa de los periodistas, andaluces y no andaluces, que no daban crédito a la ausencia del presidente, que volvió para aplaudir al converso López Garrido.

En Izquierda Unida están sintiendo los primeros síntomas del síndrome López Garrido. Andan molestos con las críticas, y eso que todavía no se les ha subido el poder a la cabeza. Sacan lo más rancio de la progresía para descalificar a los que ponen en duda sus argumentos. Responden con un irónico “¡Viva España!”. Pues que le cambien la tercera letra al nombre del partido.

“Nafarroa Bai con 20.000 votos habla de Andalucía en el Congreso, y al PA con 275.000 votos le callan la boca. ¡Qué linda democracia!” Los andalucistas comparten pasillo con Durán i Lleida, que es uno. Un andalucista que ya viene de vuelta nos cuenta la negociación de los suyos con el PSOE. “Les preguntaron qué querían y los míos, como son nuevos en esto, pensaban que aquello era un debate político cuando se trataba de una compra del voto afirmativo. Yo te doy las prebendas que me pidas y tú me votas el Estatuto”.

A la hora del recuento, un detalle para la posteridad. En las tribunas de invitados del Congreso había más parlamentarios andaluces que en un pleno ordinario del Parlamento de Andalucía. “¡Cómo los sabes...!” El anónimo contertulio asiente y calla. Como si fuera Guerra o Leguina, que son dos pero votan a una.

6 Comments:

Blogger Laninaqueriegalaalbahaca said...

Uno mira a los políticos andaluces y se deprime. Pero luego lee a intelectuales andaluces como tú y es como si le inyectaran adrenalina de andalucismo. Esta es, y debe ser, la Andalucía imparable.

Soberbio Sieterrevueltas.

10:20 a. m.  
Blogger Lopera_in_the_nest said...

Creo que va a merecer la pena seguir el análisis que alguién que parece tener talento está haciendo en http://andazulia.bitacoras.com/

7:57 p. m.  
Blogger canalsu said...

¡Qué podemos hacer!

Hoy, el director del ABC de Sevilla clamaba indignado ante el vodevil, nada picante, en que los demás partidos, incluido ese aragonés de una mochila pegada a un bigote, habían convertido el "referente de las reformas estatutarias" que se avecinaban en España. Pero lo hacía para exigir la unión en torno a lo que hay y defendernos de los tópicos que nos achacan e identifican.

En el chiringuito de mi pueblo, en la playa y después de una paella, salió el tema del Código da Vinci, yo quería hablar del bodrio literario y terminé en el coche, cabreado y escuchando la música de la Vida de Brian , que me produce un efecto sedante, como la pastilla de la tensión. Tengo que decir que me fui no queriendo reconocer la importancia decisiva que tuvo Isabel la Católica en el nacimiento del PP y que no necesariamente Aznar se aplicaba el silicio ese del OPUS para parecer más malasombra.

Y, ahora, noto en usted un deje de desánimo. O, seré yo.

8:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

El estatuto no genera interés ni para que el personal haga comentarios

10:59 p. m.  
Blogger Lopera_in_the_nest said...

La dirección que propuse para un análisis de la Reforma del Estatuto de Andalucía ha cambiado, la nueva es: http://andazuliaisdifferent.blogspot.com/

9:54 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me gustaria que en alguna ocasión pudieras resumir esos fallos, errores jurídicos, etc. del estatuto para los que no somo muy legos en la materia.

Muchas gracias,

P.D. y gracias por el blog, es un sitio para mi de referencia para enterarse de lo que, por otros medios, no me llegaría a enterar o entender.

10:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home