jueves, mayo 31, 2007

Segunda vuelta

Segundas partes siempre fueron malas: quien crea esta aseveración sin más apoyo que el prestado por la frase hecha debería leer la segunda parte de El Quijote. Y después hablamos. El refranero, a todo esto, ponía de los nervios al ingenioso hidalgo cuando su fiel escudero lo repetía incesantemente. Hoy el escudero de un ingenioso político sería un asesor, un jefe de campaña, un secretario de organización, un adicto al convite y a la derrama generosa del dinero público que engrasa la maquinaria del gran teatro de la política para que nadie se quede fuera del escenario. Hoy Sancho Panza es un arquetipo multiplicado hasta la saciedad, que por ahí se empieza: por saciar el hambre de poder y el apetito que provocan el solomillo y la cigala, que no sólo de pan vive el baranda.

Segundas partes son buenas en política. Basta con echar un vistazo a la vecina Francia, al debate que mantuvieron durante dos semanas, frente a frente, Sarkozy y Royal. ¡Qué envidia! Dos fórmulas de gestión, dos maneras de hacer política, dos modelos de sociedad enfrentados y debatidos para que el personal pueda elegir con todas las consecuencias. Por contra, aquí vivimos en una tierra de demócratas advenedizos que pretenden enseñar a los esquimales las técnicas de construcción del iglú. Y que pactan debajo de la mesa camilla del poder los pactos y los pasteleos, los chalaneos que les sirven para intercambiar alcaldías como cromos con el único objetivo de conseguir más poder para colocar a los afiliados en un cargo público que les resuelva la vida. Eso es todo.

En Andalucía se echa de menos esa segunda vuelta que le permita a Monteseirín erigirse como vencedor de unas elecciones en las que se le ha quedado cara de segundón por mucho que se esfuerce en disimularlo. Una segunda vuelta para que los jiennenses se definan por Sánchez de Alcázar o por Carmen Peñalver: cuerpo a cuerpo, voto a voto. Así, en Almería no valdrían las componendas que a estas horas estarán tramando los meginos del GIAL, propietarios de la llave que abre esa golosina de la gerencia de urbanismo. ¿Quién cogerá la llave, matarile, rile, rile...? El que mejor juegue al trile, matarile, rilerón, chimpón.

Y en Córdoba la llana, lejana y sola como el andalucismo que ha naufragado en el charco que ellos mismos se han encargado de rellenar, el pueblo soberano elegiría al alcalde o a la alcaldesa, a Nieto o a Aguilar, al modelo del PP o al de IU. Nada de ponte tú aquí para que el mío de allí se coloque con los tuyos de más allá. La ciudad se convertiría así en la verdadera sucesora de la polis ateniense, en el paraíso de una democracia gobernada por el pueblo. Pero esto, ¡ay!, les restaría influencia a los aparatos de los partidos, a los burócratas que tejen redes y clientelas en las covachuelas donde el aparatchick se resarce de su mediocridad social. Quien no fue capaz de triunfar en la vida trama su dulce venganza en la sombra del poder. Ahí está la clave que explica tanta llave, la jugada de pizarra que llevan a cabo los pizarros.

En Andalucía hay alcaldes que se han ganado el sillón directamente en las urnas. Y alcaldesas que han roto moldes para afianzarse sin miedo a conjeturas: Pilar Sánchez en Jerez de la Frontera y Ángeles Muñoz en Marbella son dos claros ejemplos. Una del PSOE y otra del PP. Pero esos cambiazos que pretenden vendernos como pactos de progreso no se los creen ni los muñidores que a estas horas están encerrados en el aire viciado del círculo vicioso del poder. ¿No quieren fomentar una participación que va cayendo de forma continua? Pues que prueben el modelo francés. A pesar de lo que diga el manido refrán que tanto molestaba a Don Quijote, en política segundas vueltas siempre fueron buenas. “Allons enfants de l’Andalusie...”

pacorobles63@gmail.com

12 Comments:

Blogger Cabezota sin remedio, corazón enorme said...

Me acuerdo cuando preguntaste a Zoido en tu programa sobre si le daría urbanismo a Villar. La cara de Zoido lo decía todo, ¡qué remedio!. Pues eso. Menos mal que no hubo 5%. Si no, nos veríamos gobernando Sevilla al gran perdedor. Me acuerdo de 1999. El año que el PA cavó su tumba.

7:05 a. m.  
Blogger vicenteeldelasalmendras said...

Yo creo que el "cabezota..." lleva razón. La tumba del PA fue cuando pactaron con el PSOE. Yo creo que ninguno de los que les votaron en aquel momento querían eso. Al final, a todo cerdo le llega su sanmartin. Que tomen nota.

6:57 p. m.  
Blogger eres_mi_cruz said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

9:26 a. m.  
Blogger eres_mi_cruz said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

11:10 a. m.  
Blogger Hispalis said...

"Quien no fue capaz de triunfar en la vida trama su dulce venganza en la sombra del poder": me prece formidable esta frase que viene a resumir lo que estamos padeciendo en Andalucía en general y en Sevilla concretamente. Estamos contigo con esto de una segunda vuelta, ya lo creo. Justamente, escribí horas después de las elecciones alentando este sistema que tan bien implanta Francia y otros países como México, para ir más lejos. Así verdaderamente saldría el alcalde que la mayoría de la ciudad decide, y no tendríamos que soportar formaciones políticas que más que visagras parecen vampiros a la espera de chupar la sangre a cualquier partido con tal de hacerse con el ayuntamiento. ¡¡Una segunda vuelta ya!!

1:30 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Han creado una WEB de apoyo a Nieto a la alcaldia de Córdoba. José A. Nieto Alcalde

9:23 p. m.  
Blogger Jordi de Triana said...

No entiendo nada de nada. El pasado domingo por la noche se anuncia el triunfo del PP en las elecciones municipales. Para mi sorpresa el candidato del PSOE aparece exultante de felicidad y proclamando una incuestionable victoria del pacto de izquierdas. Al ir a votar pude observar papeletas del PSOE, IU, PP, PA, PARTIDO SAUDÍN, LOS VERDES, PARTIDO HUMANISTA, CIUDADANOS CABREADOS Y AGOBIADOS, PARTIDO ANTITAURINO, PARTIDO POR LA LIBERACIÓN DEL CANABIS y una sucesión de siglas irrepetibles, pero al menos yo o tal vez mi frágil memoria no atinan a recordar papeletas del PARTIDO PACTO DE IZQUIERDAS POR LA CONTINUIDAD, lo mismo se agotaron tan rápidamente y consideraron tan claro el triunfo que no pusieron interés en reponerlas. Díganme por favor como se vota un pacto de izquierdas o de derechas en unas elecciones municipales. Hasta hoy pensé que se votaba al alcalde. Votar un pacto, al menos para mí, resulta muy abstracto y difícil de asimilar. Respecto a las negociaciones post-electorales, como siempre darán la alcaldía a quien más poder ofrezca a la tercera fuerza más votada, que en este caso me temo sea la que más mande. Es el mundo al revés, lo mismo este año entregan al Nástic de Tarragona el título de campeón de liga. Le deseo mucha suerte al próximo Alcalde de Sevilla, porque lo haya votado o no, es mi Alcalde y en sus manos estará el futuro inmediato de la Ciudad que yo más quiero.

11:36 a. m.  
Blogger FranciscoJ said...

Lo de la segunda vuelta es un asunto del que siempre se habla la semana después de las elecciones, y al final se difumina mientras unos y otros se lo pactan 'calentito'.

En mi pueblo, Albolote, Granada, IU le ha pedido al PSOE para pactar que se vayan el número 1 y 2 de la lista socialista. ¿Quién da más? Albolote es un pueblo propio de Berlanga. Si tenéis un momentito, aquí lo cuento: http://palabrasenelvacio.blogspot.com/2007_05_01_archive.html

Un saludo

10:53 p. m.  
Blogger San Isidoro said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

9:46 a. m.  
Blogger San Isidoro said...

D. Francisco: en su último programa Ojos que nos ven, el señor Ollero dijo la verdad: en España el poder está en los partidos (no es la distancia que hay entre el deber y el ser como dijo usted).

Me explico: la democracia se fundamenta en dos pilares:

- División de Poderes.
- El pueblo elige a sus representantes.El poder fluye de abajo hacia arriba.

En España, por contra, hay un poder y división de funciones. El PSOE se cargó la independencia del poder judicial.

Por otro lado, en España el poder está en los partidos. Estamos en una Oligarquía, tal como la describieron Platón y Aristóteles.

Aunque se abran las listas, el resultado será el mismo. Hay que cambiar el sistema electoral: no a doble vuelta, sino por circunscripciones únicas, al modo americano o inglés.

Juan Miguel Vega hizo una descripción del sistema inglés falsa: no es que los ingleses sean más o menos educados que nosotros y por eso se respeten las mayorías, sino que allí, en Inglaterra o Estados Unidos, los ciudadanos eligen directamente a sus representados, de tal forma que ellos son depositarios de la voluntad del electorado. A ellos se les puede pedir directamente responsabilidad por sus acciones. Por ejemplo, si aquí, en un partido, alguien roba, ¿tendría que dimitir todo el partido?. Aunque sea absurdo sí, porque se elige al partido. Al final, no dimite nadie.

Esta diferencia es fundamental.

Por eso, en los países anglosajones, los diputados no están sujetos al partido y pueden ir contra las decisiones del mismo, e incluso cambiar de grupo: son garantes de la voluntad de sus votantes. En España no. Porque no hay democracia teórica.

Todo esto tiene su origen en Stuart Mill que quiso un sistema donde las minorías quedasen representadas y así no estuviera preso el poder de las oligarquías políticas.

El sistema anglosajón, por contra es garantista.

Ésta es la diferencia fundamental.

9:50 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¿alguien cree que la segunda vuelta habría dado la alcaldía a Zoido?

Los votantes del PSOE e IU son más que los de Zoido; por supuesto que algunos votantes del psoe no votarían por Zoido, pero... ¿quien garantiza que todos los que han votado al PP repetirían en la segunda vuelta su voto a Zoido?.

Una cosita más: de vampiros está la política llena; en Sevilla, en 1991, el PP era bisagra de los dos partidos más votados PSOE y PA; esto ocurre en más poblaciones, no siempre los dos partidos más votados son el PSOE y el PP, en estos casos ¿tambien se les debe aplicar el término de vampiro que, alegre e irrespetuosamente, aplica algún comentario al PA o a IU?.

No olvidemos que cuando dejamos de respetar a un partido estamos siendo irrespetuosos con sus votantes, tan sevillanos, sino más, como los que votan al PP.

5:24 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Anónimo te contradices a ti mismo. Estás faltando al respeto al PP y por tanto y siguiendo tu criterio, a sus votantes.

11:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home