jueves, septiembre 27, 2007

El perfecto idiota

El regreso del idiota es el libro que han escrito Plinio Apuleyo Mendoza, Carlos Alberto Montaner y Álvaro Vargas Llosa como continuación de aquel Manual del perfecto idiota que publicaron hacia una década. Desde entonces ha llovido mucho a pesar del cambio climático que pregonan los oráculos de la progresía ecologista, pero hay cosas que siguen exactamente igual: Castro en Cuba y Chaves en San Telmo, por poner dos ejemplos. Ya sabemos que nuestro presidente siente fascinación por el dictador cubano que encarcela a los disidentes y que no ha convocado ni una sola elección en el país que gobierna como si fuera un cuartel. Cada uno se siente fascinado por el modelo al que le gustaría parecerse. Lo que no nos cuadra es ese regusto por la permanencia en un sillón cuando no se hace otra cosa que vegetar y continuar aferrado a la inercia que siempre lleva consigo el paso del tiempo.

Los autores del libro retratan con exactitud y con mucho humor a los dinosaurios de la izquierda latinoamericana que viven en el siglo XXI con una ideología más propia del XIX. Dividen a los izquierdistas en dos grupos: la izquierda vegetariana, por la que sienten simpatía, y la izquierda carnívora, a la que zahieren y detestan. La primera es moderada y liberal, ha comprendido las ventajas del mercado libre y es capaz de presentarse a unas elecciones libres para ganarlas o para perderlas. La segunda es una mera dictadura, una forma renovada de fascismo o de comunismo, que a fin de cuentas es lo mismo cuando de pisotear las libertades se trata. La izquierda carnívora tiene sus baluartes en el patriarca Castro, en el payaso Chávez, en el ladino Kirchner, en el demagogo Correa, en el tramposo López Obrador, en el surrealismo de Hullanta Omala o en el indigenismo textil de Evo Morales.

En Andalucía nos gobierna una tercera vía que no es la carnívora ni la vegetariana, sino una izquierda distinta que se distancia de las dos y que ha conseguido situarse en un puesto de privilegio que deberían seguir sus correligionarios del resto del mundo: la izquierda marisquera. No hay más que ver a los sociatas chavesianos ante una fuente de cigalas. Son como la langosta: una plaga que ocupa todos los resortes de la Administración hasta conseguir que la gente confunda al partido con el gobierno, a éste con el parlamento, al poder legislativo con los ayuntamientos, y a estos últimos con la red clientelar de empresas públicas que hunden sus tentáculos en la empresa privada: la Junta es la mayor contratista de Andalucía, y eso se nota al final, cuando hay que pagar la cuenta de la mariscada autonómica y ese Chaves con ese se saca la billonaria cartera para apoquinar los acuerdos de concertación al ajillo. Todos están en el ajo, y el que se mueve no moja en el plato presupuestario.

La izquierda marisquera andaluza simpatiza, de lejos, con los regímenes dictatoriales que encarnan las utopías que profesaban estos adictos al langostino de válvula cuando eran jóvenes. En realidad les gustaría sentirse más cómodos en el sillón y no tener que aguantar a los líderes de la oposición que los denuncian cuando hacen trampas con la báscula o cuando nos dan camarón por bogavante. Son totalitarios de vocación. A Chaves le fascinó la figura de Castro cuando lo recibió en audiencia. En Estados Unidos, un profesor universitario le echó en cara a Ahmadineyad sus métodos. En Andalucía, otro profesor universitario se encarga de echarla la culpa de la falta de libertad de prensa... ¡a la misma prensa! Es el presidente de ese Consejo Audiovisual que no denunciará jamás que Canal Sur está creando al perfecto idiota. Vázquez Medel se ha convertido, así, en un colaboracionista más de esta izquierda marisquera que se ha situado por encima de la carnívora y de la vegetariana. Y se traga lo que haga falta con tal de chuparse los dedos.

14 Comments:

Blogger jose antonio manzano said...

Lo de la izquierda marisquera es de traca. ¿Y no les entra la gota? Salu2.

11:57 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Odón Betanzos, el poeta y académico del español en Nueva York


El escritor onubense Odón Betanzos. (Foto: EFE)
Actualizado jueves 27/09/2007 22:31 (CET)
MANUEL GARRIDO PALACIOS
MADRID.- Le gustaba presumir de que tenía un apellido -Betanzos- gallego, otro astur -Palacios-, un nombre cantábrico -Odón Heriberto- y que, sin embargo, él era andaluz, ovetense, ya que vino a ver la luz en Rociana, pueblo al que amó y al que ha sido trasladado desde Nueva York, donde residía en los últimos años, para ser enterrado.

EL ESPAÑOL SI QUE HA MUERTO CON CRONISTAS ASI.... ANDALUZ OVETENSE...TOCATE LOS COJONES.

EUSEBIO

1:20 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

buuuuuuuuuuuuuuuuuuuaaff...

que asco he echado un pequeño vistazo a este blog y por poco vomito.

me ha pasado igual que escuchandp herrera en la onda,de ese que llego a sevilla muerto de hambre y ahora es el tio mas arrogante,prepotente y soplapollas de españa.

8:42 p. m.  
Blogger Natalia Pastor said...

Perfectos listos que abusan de los perfectos idiotas. Hasta los caparazones.

10:41 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡Buuuuuuuuuuuuuuuuu!.Para anónimo 8:42 Pm

Lo mismo de lo mismo. Izquierda marisquera o GILIPROGRE

10:21 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

yo no soy ni de izquierda marisquera ni giliprogre,soy un trabajador desde hace 19 años(cotizados)tengo 35,lo que no aguanto es a los 4 fachas que se creen que su mierda huele mejor que la de los demas.

ejemplo paco robles,carlos herrera,edurne uriarte,antonio burgos etc...

3:13 p. m.  
Blogger Lopera in the nest said...

Hace 19 años era 1988, no?. Pues me he acordado de lo que he leído hoy en El Mundo y que escribe alguién con el pseudónimo de Mateo Alemán. Hace 19 años tenía Vd. 16 años, no Sr Anónimo?. Puedo preguntarle porqué no hizo lo que el Sr. que escribe con el pseudónimo en El Mundo?.

8:24 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Para el último anónimo:
Le aseugro que mi mierda no huele mejor que la de los demás. Al menos no lo creo. Le agradecería que usara el blog para debatir sobre ideas y no para calificar el olor de cada uno, aunque como buen liberal no hará nada para silenciar sus opiniones. Algo, por cierto, que se estila mucho entre la izquierda marisquera andaluza.
Atentamente,
Paco Robles

9:21 p. m.  
Blogger MaeseRancio said...

Coño, el anónimo ese parece recién salido de su último libro, Sr. Robles ¿de qué capítulo se habrá escapado?

8:44 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡vaya! parece que de nuevo hay 2 detenciones en el mundo abertzale.
con las gana que teneis desde la derecha reacionaria,de que ETA vuelva a matar a alguien(si es imigrante mejor¿verdad?).para salir con vuestras banderitas de españa a manifestaros contra el gobierno,nunca contra ETA,que es la que os mantiene el tinglao que teneis montao.

11:43 p. m.  
Blogger Patrimonio de Sevilla said...

No sé a quién se referirá el último anónimo, pero no puedo consentir que use esa segunda persona contra nadie de este blog. Querido amigo, ese estilo es para otros lugares, no para éste. Si te sientan mal las críticas, ése es tu problema. Y ten cuidado con lo que escribes: en realidad te estás retratando a ti mismo.
Un saludo liberal,
Paco Robles

2:37 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

SEVILLA PATRIMONIO DE LOS SEVILLANOS.
pues me refiero a vosotros,a los que representais a la derecha intolerante.
¡POR CIERTO!¿DONDE ESTA EL ESTILO DE ESTE BLOG?yo no lo encuentro por ningun lado.
un saludo conservador.

11:17 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Leo el blog y me gusta. Gracias por la referencia a un articulo mío sobre Odón Betanzos. Sólo le digo que tiene un error y que sería bueno corregirlo. 'andaluz, ovetense' es incorrecto. Es 'andaluz, onubense'.
Disculpe
Manuel Garrido Palacios

9:22 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Creo que Eusebio tiene razón, pero el cronista, en este caso, no es responsable del error, entre otras cosas porque soy onubense, como Odón, además de su amigo. Es difícil que pudiera poner ovetense por onubense. He visto también el mismo lapsus en un libro de un autor del que no recuerdo el nombre- Lo siento, Eusebio.
Manuel Garrido Palacios

9:31 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home