domingo, mayo 11, 2008

Medalla rociera

“Al Rocío con la Junta siempre fui, yo siempre fui con la Junta…” Al cruzar el Ajolí se escuchan las sevillanas del régimen, nuevo subgénero de este cante que traspasó fronteras hasta abrir academias de baile en las ciudades más insospechadas del mundo: cada uno exporta lo que puede o lo que tiene. El Rocío ya forma parte de ese entramado que se ramifica por todos los vasos capilares de Andalucía para conseguir el milagro del mapa soñado por Borges. El escritor argentino imaginó, en uno de sus magistrales relatos, un mapa que contuviera todo aquello que existía en un territorio. Y a escala real. El resultado no era otro que una duplicación del terreno: al final no se sabe dónde empieza la realidad y dónde termina la ficción.

El régimen está convirtiéndose en el espejo de Andalucía, en el mapa que la contiene dentro de su aparatoso sistema burocrático y político. Ha conseguido la cuadratura del círculo que denuncia Muñoz Molina cuando ve a esos intelectuales que van de progres y de rebeldes… mientras besan la mano que les da de comer. Y con las fiestas religiosas ha logrado el más difícil todavía, el triple salto mortal que consiste en resucitar el nacionalcatolicismo de antaño para convertirlo en el regionalcapillismo de hogaño. Para celebrar esta resurrección histórica, la Hermandad Matriz de Almonte le impondrá hoy al presidente de la Junta de Andalucía su medalla de oro. Con esto ya está todo dicho.

El año pasado le tocó al obispo de la diócesis y este año le llega el turno al presidente de la Yunta de Andalucía: del yugo y las flechas hemos pasado a la yunta que todo lo domina en el territorio andaluz. Ya sólo falta que Chaves entre en la ermita bajo palio, algo que le daría trabajo a uno de los miembros de la hermandad filial de Climo Cubierta. Su hermano Antonio José podría diseñar un palio posmoderno para que el líder espiritual de los andaluces entrara en el santuario almonteño bajo un diseño posmoderno que uniera tradición y vanguardia, medalleo y segunda modernización, laicismo de conciencia y rocierismo de conveniencia… o viceversa, que aquí no se sabe qué fue antes, si el huevo progre o la gallina rancia.

En esta Andalucía de la fiesta permanente, donde siempre hace sol como en las series interminables del estilo Arrayán, la crisis económica apenas existe. Se habla de desaceleración y los boletines de Canal Sur que a duras penas se abren paso entre tanta salida de carretas rocieras nos tranquilizan con la reunión que mantendrá Griñán con unos cuantos consejeros y consejeras. Lo que verdaderamente importa es el costo que llevarán los romeros hasta la aldea global, el número de hermandades filiales que hoy se ponen en ruta, la cantidad de gente que visitará la aldea durante el fin de de semana. Aquella romería criticada por el mester de progresía –recuérdese la censura que sufrió la película “Rocío” por denunciar lo que hoy se oculta bajo el manto amable de Canal Sur- se ha convertido en una fiesta intocable que le rinde pleitesía al señorito Donmanuel que llegará a lomos de los caballos del audi oficial.

Para el régimen la fiesta es sagrada. Pan y romería para enmascarar esa crisis que siempre puede esperar. La Yunta de Andalucía se reviste con el traje corto y la falda de lunares –paridad ante todo- y nos convierte a los andaluces en lo que siempre fuimos: figurantes que nos representamos a nosotros mismos. En Gines, el socialismo ha inventado el PER rociero con la paga de 600 euros al que lleve una carreta hasta Almonte. Chaves recibe la medalla de oro de la Hermandad Motriz de Almonte ante la Virgen del Rocío. Como en los viejos tiempos. Esto de la memoria histórica es lo que tiene. Andalucía se parece cada vez más a lo que nunca dejó de ser. “Al Rocío con la Junta siempre fui, yo siempre fui con la Junta…”

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Genial, es lo que pasa y nada más. Como has descrito la realidá nacioná de D. Manué.

2:07 p. m.  
Blogger El Pincho Moruno said...

Pues para ser consecuentes con la política de eliminacion de símbolos religiosos, en vez de la medalla de oro de la Blanca Paloma le deberian colgar la chapa de un botellín con una cuerda-pita.

Saludos a todos los Rocieros.-

7:58 p. m.  
Blogger desde Lebrija para el mundo said...

¡Muy bueno! Después de más de treinta años fuera de España, y con el cambio habido, creí que a mi vuelta encontraría una Andalucía distinta a la que la dejé, pero no ha sido así.
Sólo tiene más dinero, que no siempre es más riqueza, y más fiestas y si cabe más chauvinismo, pero no más conciencia, ni más cultura, ni más capacidad crítica... Mi pregunta es; ¿Ha sido la respuesta, forsada, de la política a la demanda existente,o fué, como en el consumo, una oferta para provocar la demanda?

Saludos

10:29 a. m.  
Blogger desde Lebrija para el mundo said...

¡Muy bueno! Después de más de treinta años fuera de España, y con el cambio habido, creí que a mi vuelta encontraría una Andalucía distinta a la que la dejé, pero no ha sido así.
Sólo tiene más dinero, que no siempre es más riqueza, y más fiestas y si cabe más chauvinismo, pero no más conciencia, ni más cultura, ni más capacidad crítica... Mi pregunta es; ¿Ha sido la respuesta, forsada, de la política a la demanda existente,o fué, como en el consumo, una oferta para provocar la demanda?

Saludos

10:30 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Que contradicción. Manuel Chaves odia a muerte a los curas de las 106 hermandades filiales y allí que se presenta.
¿Pretende "manipular" el Rocío para salvarse?. Pués que no se le olvide a Chaves, sin sacerdotes no hay Rocío.

7:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home