viernes, julio 25, 2008

Del general Castaños al Algarrobo

Los barandas del régimen no asistieron al bicenteneario de Bailén porque lo suyo es la guerra de guerrillas del insulto, vulgo bandolerismo político.

Si el general Castaños levantara la cabeza, algo que no necesitaría pues murió con la frente bien alta, correría a gorrazos a los barandas y barandillas del régimen andaluz que no asistieron a los actos que conmemoraron el pasado 19 de julio la batalla de Bailén. ¿El motivo? El mismo de siempre: partidismo puro y duro. Como en Bailén no gobierna uno de los nuestros, ni pan ni agua. Ni Casa Real ni la Casa Rosa de Donmanuel. Por allí apareció un subdelegado del Gobierno, que es lo mínimo que se despacha en estos casos.

Si en 1808 el pueblo se hubiera comportado de esta forma, en España nadie firmaría a estas horas ningún manifiesto lingüístico: aquí hablarían francés hasta Cagod e Ibagueché. Seríamos votantes de Sarkozy y tendríamos como primera dama a la Bruni, que en ciertos aspectos luce más que la sosa Espinosa de ZP. Por eso la ausencia de las autoridades políticas ha dejado las cosas en su justo término. No tenían nada que hacer en Bailén, ya que si hubieran estado allí en 1808, se habrían alineado al momento con los gabachos y luego habrían retomado el poder. ¿O no fueron guerristas todos los que se apuntan ahora al ejército del capitán Chaves y del chusquero Pizarro?

El régimen no está formado por héroes como Daoiz o Velarde. El régimen se las apaña con una cuadrilla de bandoleros que pregonan su compromiso con los pobres mientras viven como los señoritos de antaño. Al frente de la partida, ese Manolo Chaves que se ha rodeado, como hiciera en su momento Curro Jiménez, de un trío de colaboradores para gobernar en Sierra Morena sin Mar Moreno. El trío está encabezado por Gaspar Zarrías en su papel del Monaguillo, trasunto de aquel fraile que acompañaba las hazañas del barquero de Cantillana.

A su lado, el fiel Rafael Velasco, alias el Estudiante. Este sucesor del personaje que encarnara Pepe Sancho lleva estudiando Filología Inglesa los mismos años que Chaves dormita en el poder. Con 35 primaveras sigue el muchacho matriculándose mientras acusa a Arenas de padecer Alzheimer. De momento hay que decirle a este estudiante de Insultología que el enfermo de Alzhemire no es Arenas, sino un tal Suárez. ¿Lo recordará? El mismo que consiguió, con su inteligencia y su coraje, que pasáramos de la dictadura que mantenía bien vestidos y bien estudiados a los barandas del régimen –son hijos de lo que son- a la democracia que le permite al estudiante Velasco ganarse la vida de esta forma.

Y como no hay dos sin tres, hete aquí al lugarteniente del capitán Chaves: el gran Luis Pizarro, alias el Algarrobo. Ni Álvaro de Luna habría conseguido bordar el papel como lo está haciendo el mítico galán -¿o sería más preciso decir gañán?- de Alcalá de los Gazules. Pizarro se ha convertido por derecho propio en el encargado de ponerle voz a los insultos que Chaves le dirige a Arenas: de matón de discoteca, a responsable del fusilamiento de Blas Infante. Lo que son las cosas: antes le llamaban la Momia (sic) al hombre que llevó su dignidad al pelotón de fusilamiento. Ahora quieren robárselo a los andalucistas como siempre se han hecho las cosas en Sierra Morena sin Mar Moreno: a punta de navaja. La cabra tira al monte, y el bandolero también.



2 Comments:

Blogger jose said...

No viene a cuento, pero: ¿nos cobrará la nación catalana el IVA con sus productos? O, ¿no habrá IVA como el producto comprado a Francia, Holanda, etc...? Es que si además de consumir sus productos tenemos que financiar con el IVA sus carreteras, escuelas y demás..., ¿merece la pena que sigamos engañados?

10:15 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hice referencia a su brillante artículo en www.cordobesesporlalibertad.org em entreda titulada "Yo de mayor quiero ser como Velasco".
Enhorabuena y gracias por deleitarnos con sus textos.

http://noshanestafado.blogspot.com/2008/07/yo-de-mayor-quiero-ser-como-velasco.html

7:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home