jueves, junio 05, 2008

Ser andaluz


Maneras de ser español es una cuidada recopilación de artículos firmados –y escritos, que ahí no había negros oficiales- por Julio Camba. Su lectura nos ilumina sobre la España de hoy, eternamente atascada en esos nacionalismos absurdos de los que Camba se reía hace un siglo. No vamos ni hacia delante ni hacia atrás en este asunto. Un cursi llamaría a esta situación ”inercia cero” o algo por el estilo. Todo sea por la causa de maquillar la realidad con circunloquios como el de “industria cerámica estructural” que utilizan los fabricantes de ladrillos y tejas que le han concedido el Ladrillo de Oro a Gaspar Zarrías, ese vicepresidente que cuando va al médico asusta al que le toma la temperatura: “Este hombre no puede estar vivo, el termómetro marca cero grados”. No se puede tener la sangre más fría que Zarrías, como reza el ripio, a la hora de justificar el mangoneo que ejerce en su Consejería de Propaganda con los medios de comunicación andaluces.

Si Camba viviera entre nosotros podría escribir un artículo como el que le da nombre a la antología que ha visto recientemente la luz de las librerías: “Maneras de ser andaluz”. Ha pasado un siglo desde el caciquismo que denunciaba Camba en sus crónicas parlamentarias y la cosa sigue igual. La Transición no ha supuesto en Andalucía el avance hacia la democracia, sino la salida de la dictadura para volver al sistema de la Restauración. El régimen se ha impuesto con todo su peso con el fin de crear una situación de hechos consumados: las cosas son así, y si funcionan mal ya se arreglará, pero no cambiemos nada porque si entran los otros será peor todavía.

Uno ha escuchado semejantes argumentos en boca de andaluces ilustrados, leídos y hasta ‘escribidos’, que desatan la rebeldía de su lado progre contra todo lo que se mueva: padres de alumnos sin plaza en colegios concertados, objetores de Educación para la Ciudadanía, maestros y profesores que no se someten al soborno de los 7.000 euros, médicos que denuncian el maquillaje de las listas de espera… Incluso alguno hay por ahí que se atreve a tildar de venganza (sic) y de gusto por aparecer en los medios (otra vez sic) el ejemplo de civismo que está llevando a cabo Juan José Cortés, el padre de Mari Luz que pide Justicia con mayúscula.

Esta manera de ser andaluz está cuajando de tal modo que se ha establecido una malla formada por esa intelectualidad que nunca pone en jaque al virrey de Taifa. Para ellos y ellas Chaves es absolutamente intocable. Y si algún periodista se atreve a denunciar sus métodos caciquiles, entonces cae sobre el plumilla el peso de un silencio que irá girando poco a poco hacia la difamación. De ahí a alegrarse cuando el régimen les pone una querella a los periodistas díscolos hay un paso que muchos han dado, aunque luego muestren su decepción cuando los honrados profesionales del periodismo libre son absueltos.

Cuando pase el tiempo y tengamos la perspectiva que hoy nos permite asomarnos al régimen de la Restauración podremos comprobar que todo esto es un burdo montaje realizado por una pandilla de mediocres que saltan alborozados y que declaran, sin pudor alguno, que se sienten más a gusto que un cochino en un charco (hoy la cosa va de sic) cuando el aparato del partido los sienta en el Parlamento. Andaluces de pata negra: así habría que llamarlos como si fueran las productoras que se llevan toda la tela del telón audiovisual andaluz al más puro estilo del premiado Romanones.

Maneras de ser andaluz hay muchas, pero no podemos quedarnos en el tópico del sombrero de ala ancha, sino en las anchas tragaderas de esos andaluces que justifican las tropelías del régimen por una sencilla razón: ellos también forman parte del chiringuito. Como diría el olvidado Juan Ramón, siempre nos quedará la inmensa minoría.

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Lo de Manuel Chaves sólo lo puede arreglar ya Roma.

11:44 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

justifican las tropelías del régimen por una sencilla razón: ellos también forman parte del chiringuito

Ése es, básicamente, el problema de Andalucía. Bueno, eso y que el Betis o el Sevilla no baje a segunda. El resto puede esperar. Otra cosa, con tal de joder a los "contrarios" somos capaces de lo que sea (bastante típico de masas chuscas y analfabetas como la andaluza). Y eso, por desgracia, el PSOE de Andalucía lo borda.

9:42 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Dedicado con todo mi cariño a Manuel Chaves, Gaspar Zarria, Sanchez Monteseirín y colaboradores....;http://www.poodwaddle.com/clocks2es.htm

3:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

El link a la web de Carlos Herrera está mal

4:01 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Es porqué estan robando dominios católicos.

11:34 a. m.  
Anonymous Denegro en versión Mr. Barzola said...

Andaluz sin aditivos ni conservantes. ¿Me pueden explicar sus señorías qué significa eso?.

El problema de nuestra Andalucía, de los andaluces y de los "seres humanos" que llevan las riendas del destino regional es el siguiente: FALTA DE PERSPECTIVA, CONSCIENCIA E IDEAS.

Nadie sabe lo que quiere. Nadie se atreve a dar un paso adelante que supere el sistema parlamentario tan inutil como aceptado en esta sociedad de seres "acarajotados".

El andaluz es tonto. Como tonto es el ser humano en conjunto. "Criaturitas" que en el albor del siglo XXI siguen creyendo que para funcionar en este mundo hace falta trabajar 8 horas al día como mínimo, votar a unos representantes que aseguren nuestros intereses frente a otros, y que nos traigan el maná de la modernización y la señal para ver la Eurocopa.

Ser andaluz desafortunadamente no implica ver el mundo de forma diferente. Ser andaluz implica decir "Sí bwana" a casi todo que nos disgusta.
Habrá que reflexionar lo siguiente: si vivimos en un planeta que nos da todo para vivir bien ¿por qué nos empeñamos en ser infelices y en apagar vidas?.

Lo que yo decía: se aprendía más de la vida viendo la abeja Maya y Supercoco.

6:21 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Excelso Sr. Robles.

Suelo leer sus escritos con el interes de quien sabe que raro es que no acierte en su analisis.

Tras leer su post, le planteo una pregunta inquietante. Que alternativa hay? Es posible resistirse a la presion del primer (unico?) gran patron de Andalucia? Que posibilidades que no pasen por la emigracion se plantean?

5:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Respuesta al anónimo de las 5:19:

¿Posibilidades? Pues control de los parados. A la calle todos los que cobran (o viven por la cara) sin trabajar. Honestidad. Sinceridad. Y, sobre todo, EDUCACIÓN.

1:02 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sr. Robles le dejo nuestra pagina Web. para que la trastee, somos unos defensores del Mundo Tabernario. un saludo. www.noriostabernarios.com

1:11 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Sr. Robles, le indico que hemos creado un concurso literiario dedicado a los Relatos Cortops de Tabernas, haber que le parece, en la pagina Web estan las bases, digame algo. esta Asociacion Tabernaria esta ubicada en Carmona, pueblo que Vd. conoce bien.Y muy cofrade por cierto. un saludo de J Luis Mancera (Secretario)

1:13 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home