viernes, abril 21, 2006

No es lo mismo



Hay que echar mano de la ironía para que el trago sea menos amargo. Como un café muy cargado nos ha sentado la última bargallonada, esto es, la última declaración de Bargalló, el Zinedine Zarrías del gabinete de Maragall. Café con un punto de mala leche que nos ha despejado del todo, que nos ha abierto los ojos y que nos ha despertado del limbo en que pretendían adormilarnos el trío calavera: el bueno de Manolo Chaves, el dandy Durán i Lleida y la matrona Manuela de Madre, partera charnega –así la llama su colega Jordi Sevilla- del recién nacido Estatuto de Cataluña.

Este café que nos ha servido en taza pequeña –el tópico se cumple una vez más- el conseller en cap de la Generalitat nos recuerda la cuña radiofónica de antaño. ¿Recuerdan? “Lo digo yo, lo dices tú, el mejor café, Catunambú”. Cambiemos la letra pero conservemos el ripio. “No lo dices tú, ni lo digo yo: lo dice el facha de Bargalló”. Lo ha dicho muy clarito, como si fuera café americano o de puchero, el ínclito Bargalló. Cuatro palabras que lo resumen todo y que terminan con ese enredo al que en Cádiz llaman mamoneo. “No son lo mismo”. Cataluña y el País Vasco no son lo mismo que nosotros. A ver si nos vamos enterando de una vez, que bastante tienen con subvencionarnos el PER para que los campesinos andaluces vivan del cuento.

Mientras tanto, el virrey Gaspar vuelve a su manía de repartir carnés de buenos y malos andaluces. Parece que no hemos salido del otro régimen, el que llamaba malos españoles a los que se atrevían a disentir de la unidad de destino en lo universal. Amenaza Zarrías con distribuir la consigna de la foto de las Azores para cargarse a los que no firmen el Estatuto que Chaves ha pactado con los restos del naufragio de Izquierda Unida. ¿Foto de las Azores? La de Chaves con los que sostienen al que nos dice, en la cara y por derecho, que nosotros no somos iguales que ellos. Que no somos lo mismo.

Vamos a dejarnos de ponencias y de denominaciones, de realidades nacionales y de surrealismos regionales, de preámbulos y demás farfolla leguleya. Vamos al grano que le ha salido a Chaves en salva sea la parte. Un forúnculo que le ha endiñado Bargalló, el segundo de Maragall, para que no se le suba la moral al inquilino de la Casa Rosa. “No sois lo mismo”. Si Andalucía se denomina nación o realidad nacional, los catalanes volverán a poner el marcador a cero para iniciar un nuevo proceso. Eso le molesta mucho a Alfonso Guerra, el mismo que luego vota en el Congreso, con el resto del rebaño parlamentario del socialismo andaluz, lo que le ordenan desde Ferraz: la pela es la pela, y la nómina es lo único que tienen para llegar a fin de mes o de legislatura, a elegir.

Desde aquí proponemos solemnemente que cambiemos de una vez el himno de Andalucía. Blas Infante no dejó su vida en una cuneta para esto. Es más propio de estos tiempos entonar la canción de un andaluz universal que ya tiene la medalla que concede Chaves cada 28-F: Alejandro Sanz. Su canción puede servirnos para darle la razón a Bargalló y para que Durán y Manuela de Madre aplaudan el silencio cómplice de alguien que defiende a Andalucía... por las que hilan. Que cante Alejandro Sanz su tema “No es lo mismo” para dejar claro que no pretendemos cargarnos el modelo asimétrico que están diseñando en las altas esferas de la progresía ibérica.

Del café para todos que pedía Clavero, a este reparto que pretenden hacer vascos y catalanes con la complacencia sonriente de Zapatero: café solo para ellos, y achicoria para el resto. Lo han dicho por activa y por pasiva. Y lo peor de todo es que nosotros tenemos que pedir perdón por la catalanofobia que nos imputan. Y que conste que ni lo dices tú ni lo digo yo: lo dice el neofascista de Bargalló.

8 Comments:

Blogger Lopera_in_the_nest said...

Paco,
nos distraen con esas "pamplinas" de "realidad nacional", "café para todos", "no vamos a ser menos que los catalanes", etc. Pero la verdad está en (http://www.ine.es/prensa/np411.pdf), aquí se puede encontrar que somos los andaluces, PIB per capita (en euros):
Madrid, 27279
País Vasco, 26515
Cataluña, 26489
Andalucía, 16100
Extremadura, 14051
Ya está por delante hasta Murcia.
Debían de decirnos que ya somo menos que nadie, bueno menos Extremadura. ¿Para que han servido tantos años de autonomías, descentralización y gobierno de "izquierdas"?. estamos en el mismo sitio que hace muchos años y sin que parezca que los andaluces nos demos cuenta de ello. Supongo que me he ganado el carnet de "mal andaluz" del Sr Zarrias. Pues que sepa que soy bético y me alegro del empate del Sevilla. O sea, que no estoy encerrado en ninguna jaula ni en ningún nido. Nunca seré de aquellos que siempre están en el mismo "equipo" pase lo que pase, porqué pasan demasiadas cosas para quedarse quieto.

10:02 p. m.  
Blogger sanisidoro said...

Y ahora somos nación. Y yo con estos pelos....

9:39 a. m.  
Blogger indalito said...

No sucede nada si estamos a la cola de España, la mayoría de los ciudadanos siguen con sus mentes anestesiadas mientras su vida corre delante del polifacético y paisano mio, Juan Y Medio. Añadir a esto, el profundo terror que existe en cierto sector de la población andaluza que impiden la alternancia, pavor es lo que sienten ante el progreso, no olvidemos que una auténtica modernización, algo más allá de un simple spot de televisión, podría poner en peligro "su apaciguada vida subvencionada".

Creo que también he ganado el carné de "malaje", pero bueno seguro que el señor Zarrías es capaz de repartir "con sus cuatro manos" todos los que hagan falta...

Saludos.

8:49 p. m.  
Blogger Laninaqueriegalaalbahaca said...

La antipatía que les tenemos a los catalanes viene de antiguo no desde el tema Estatut. Porque siempre han sido unos prepotentes que nos han mirado por encima del hombro. Que se lo pregunten a los andaluces que han vivido allí y que han sufrido en sus carnes el ninguneo con el que los han tratado. Si no soportan la comparación con nosotros es porque nos ven inferiores. ¿ Por qué no nos ocurre lo mismo con los vascos ? Pues, porque yo no he visto en ellos lo que si he visto en los catalanes y es el tratarnos como a inferiores, graciosos y simpáticos, pero inferiores.

6:32 p. m.  
Anonymous Sr. Denegro said...

Falta de compromiso social de los políticos, andaluces indolentes que no dan latigazos en el culete de los gestores de nuestra Andalucía, personajes elegidos por una población que carece de información y de ganas de participar en un sistema neodemocrático en el que todo es para el pueblo pero sin luego tener en cuenta al pueblo...

¿El estatuto?, ¿el qué?. ¿Ha salido un nuevo juego de mesa?, ¿acaso es una nueva rumbita que arrasa?.

Soy sevillano, andaluz y español, y como todo ello es una realidad ligada a los abstracto, a lo sentimental y a lo puramente físico, puesto que nací en una latitud y longitud determinada, no necesito tener colgado en la solapa el cartelito plastificado que lo remarque.

Los nacionalismos, las identidades subrayadas en color rojo y con línea de gran grosor no son más que aburrimiento político y enaltecimiento del ego.

Si los catalanes, los vascos, los de Herrera del Pisuerga o los de Isla Cristina se sienten con una identidad tan importante que merecen ser admirados como colectivos tras una vitrina, pues por mí como si se levantan una "muralla de china estatutaria" y que se pongan el cartel de "no echen cacahuetes".

Si todavía se estuviesen muriendo de hambre...

1:00 p. m.  
Blogger desaparec1d0 said...

Eso sí, será que desde que somos "realidad nacional" o de tanto gozar en la televisión nacional a Juan Y Medio (como el pegamento, se ha pegado a la pantalla y no la suelta) que ya no concilio ni el sueño. ¿O será el Catunambú?
Porque a mí con el Saimaza miren que no me pasa.

Ahora es el momento de aplicar nuestra máxima: Andaluces, levantaos -que ya va siendo hora, cohone- y que no nos tomen más el pelo.

9:13 a. m.  
Anonymous Antonio Marías said...

Me pregunto por qué Zapatero está tan a gusto (por lo menos aparentemente) con este proceso centrífugo de "reformas". ¿Lo considerará de verdad conveniente? ¿Se habrá visto abocado a él porque es la única forma que tiene de asegurarse la mayoría parlamentaria?
No sé cuál de las dos opciones es peor. ¿No hay nadie en el PSOE que se atreva a echarle narices y constituir una corriente alternativa al presidente o algo por el estilo?

4:51 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

NSU - 4efer, 5210 - rulez

2:44 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home