lunes, octubre 30, 2006

El Estatuto del cuyo


En el patio mayor del Museo de Bellas Artes de Sevilla se expone un altorrelieve de Antonio Susillo, uno de los mejores escultores andaluces del siglo XIX. Inciso de memoria histórica: la misma Carmen Calvo que exigía el parné del Ministerio de Cultura para ampliar este museo cuando era consejera, lo niega desde su puesto actual. El altorrelieve de Susillo s una obra historicista, propia de la época en que se labró. Los Reyes Católicos –dicho sea lo de católicos sin ánimo de ofender a ninguna minoría religiosa- reciben a Colón cuando el almirante genovés –dicho sea lo de genovés sin ánimo de abrir ningún debate sobre la nación de don Cristóbal- llega a Barcelona acompañado de varios indígenas de las Indias: Vespucio todavía no le había dado el mangazo a su paisano Colón, y América aún eran las Indias. El escenario de ese encuentro es muy significativo: el Salón del Tinell.

Esta historia viene a cuento del acuerdo estatutario al que han llegado PSOE y PP en Madrid, que no en Andalucía. Este consenso ha impedido que se repita la historia plasmada por Susillo, si bien en su vertiente de farsa más o menos cómica. El sector más duro del PSOE andaluz perseguía desde hace tiempo un Pacto del Tinell que su sectarismo analfabético traduciría con ese vocabulario rústico que tanto les va: el Pacto de la Tinaja. Pretendían encerrar a Arenas en una tinaja y taparla con cinta aislante.

Pero Arenas ha deshecho el entuerto en el Congreso con el apoyo de Alfonso Guerra, autor del teorema de los espejos. Guerra, que es más largo que un discurso de Chaves sobre la Segunda Modernización, lo vio desde el primer momento. Al PSOE andaluz y al PP de Madrid no les interesaba el pacto. Han tenido que cruzarse los unos con los otros para que el Estatuto de Andalucía salga adelante con más reformas que la casa de Lopera. Han alicatado el texto hasta provocar unos esguinces –algún parlamentario andaluz diría dejinse- en la sintaxis que reflejan el nivelito intelectual de los padres de la realidad nacional. Ese “cuyo” del preámbulo, sin antecedente que valga la pena buscar, nos recuerda la expresión que utilizan los concejalillos de turno cuando quieren hablar fino: “lo cual”. “Pienso de que hay que abrir un diálogo, lo cual mañana nos reuniremos con la oposición”.

Por fin hemos asistido al pacto de los montes, al parto de un texto reformadísimo que servirá para que los andaluces seamos más felices durante los próximos años. Y de camino, a ver si Chaves y compañía se dedican a gastarse el pastón del nuevo presupuesto de la Junta en construir autovías que no sean como esa A-92 que tiene más parches que los vaqueros de un muchachito modernito. A ver si se dejan de tanta metapolítica que solo interesa a los que viven de “cuyo” sueldo, que diría un redactor del nuevo Estatuto. Ya estamos hartos de las zarandajas de la Segunda Modernización y del debatillo estatutario. La política no se ha inventado para crear problemas, sino para resolverlos.

Chaves ha declarado que no hay vencedores ni vencidos. Eso es altura de miras y lo demás es cuento. Lo ha traicionado el subconsciente, ya que su sector más sectario buscaba otra cosa. Arenas se ha librado de otro 28-F que lo habría dejado para el desguace. Por eso ha firmado. Lo tenía claro desde hace tiempo. Más o menos un año. No podía verse condenado a un Pacto del Tinell, o de la Tinaja, como sus colegas del PP catalán. No quería repetir la experiencia de aquella UCD que fue engañada por un PSOE que se subió al carro de un andalucismo feroz sin creerlo ni beberlo. Arenas no quería que se repitiera la escena del Salón del Tinell en el que unos se llevaban el oro y otros hacían el indio. Por cierto: el autor de ese altorrelieve se quitó la vida con las mismas manos que tallaron el Cristo de las Mieles del cementerio hispalense. El PP no quería suicidarse. Eso decían. Y tal vez tengan la razón.

7 Comments:

Blogger gutiforever said...

Maquillar el disparate,tratar de que la aprobación del termino "realidad nacional" para Andalucia no es nada,un subterfugio,una frusleria,cuando se ha marcado como "casus belli" la denominación de Cataluña como "nación" en el preámbulo del Estatuto catalán,es tomar a los ciudadanos por imbeciles,y alos votantes del Partido Popular por tontos de baba.
Si además a eso se le añade,como ha explicado Arenas en numerosas entrevistas,"que el centro reformista que es el PP esta contento y satisfecho,y que los que lo critican estan en una postura reaccionaria",le esta propinando una patada en las gónodas al 90% de las bases y votantes de su partido,que son la derecha liberal que considera que su única nación y patria es España.
Los Arriola,Piqué y gallardones varios estaran felices de ver que su acomplejado centrismo milonguero,gana enteros en la calle Génova,y que en esta deriva se van dejando en el camino los principios y las ideas,como la piel que muda la serpiente.
Piensan estos incautos,que de alguna manera,van a arañar votos de ese centro izquierda urbano y cosmopolita que les indican sus asesores de imagen.
Craso error.No solo no van a arañar ninguno,sino que además,por el flanco derecho,se van a desangrar con la deserción y el hastío de los liberales que no piensan seguir tapandose la nariz a la hora de votar.
Así que siga dando explicaciones,Arenas,en este proceso justificativo del "harakiri" estatutario.
Siga vendiendo la burra,coja y tuerta,de que el PP ha superado a Lauren Postigo y que "andaluz,este si es tu referendum".

5:02 p. m.  
Blogger Laninaqueriegalaalbahaca said...

Realmente crees que el electorado del PPA va aumentar por el hecho de pedir el sí en el referendum. Yo te puedo vaticinar que no va a ir a votar ni el 40 % de los andaluces y de esos que voten el 20 % es del PP y que de este veinte por ciento el diecinueve va a votar que no, pida Arenas lo que pida.

7:20 p. m.  
Blogger Maese Rancio said...

Los políticos siguen en su nube y no se enteran de nada.
¿Qué interés despierta el estatuto en los andaluces? Ninguno.
Viven en su limbo particular y ni miran ni quieren mirar al suelo.
Este que suscribe ni se molestará en ir a votar algo que los andaluces ni nos interesa ni hemos pedido. Eso sí, salga lo que salga y voten los que voten habrá sido un éxito.
Pues que con su pan se lo coman.

9:31 p. m.  
Blogger Argantonio said...

Sí, a lo mejor para el Partido Popular el acuerdo es bueno, pero es que a mí los partidos como fines en sí mismos me parecen el más claro exponente del corrupto régimen partitocrático en el que estamos metidos. Y esa situación no se acaba pactando con el señorito, sino terminando con las bases de su señoritismo. Por ejemplo, que Escuredo se permita decir que "ahora el PP sí está legitimado para gobernar en Andalucía" (más o menos) y no haya nadie que se atreva a decirle lo que significa esa frase, que quien la sostiene es simple y llanamente un perfecto fascista.

5:00 p. m.  
Blogger Carlos J. Martín said...

Una vez más, Andalucía sale perdiendo con un Estatuto hecho a la medida de los partidos centralistas y que confirma la España de las dos velocidades, una con Cataluña, País Vasco y veremos a ver si Galicia, y otra (mucho más lenta) para el resto.
Si Andalucía había conseguido, por méritos propios (que no se le olvide a nadie), engancharse a la locomotora autonomista al sacar adelante su Estatuto por la vía del art. 151 de la Constitución, el mal llamado consenso (si un solo partido se queda fuera ya no hay consenso) lo único que ha conseguido es volver a descolgar a los andaluces, que volveremos a mirar de reojo a catalanes y vascos y con el sentimiento de que podíamos estar a su mismo nivel.
La polémica sobre si somos nación, realidad nacional o nacionalidad ha servido de cortina de humo (muy bien gestionada por los partidos centralistas) para ocultar los verdaderos recortes del Estatuto, que se centran sobre todo en la financiación.

10:56 a. m.  
Blogger Ful el Blogcazas said...

Sólo falta ya que Murcia (yo soy de allí) blinde el Segura. ¡Madre mía!

9:48 a. m.  
Blogger kaos said...

Efectivamente, que buen razonamiento, esa y no otra es la razón de la existencia de los partidos políticos en la actualidad.
En la época que nos toca vivir, lo importante, es el diseño de temporada, me explico.
Temporada de invierno el pacto de la tinaja, temporada de verano el pacto del botijo, que viene la primavera, la caída de la rebeca, que es el otoño.....
Aquí no importa la mejora de de los servicios sociales lo que importa es que andaluces y andaluzas, vascos y vascas pollos y pollas, tengan una relevancia socialpolitica que les permita, llegar al diseño de la próxima temporada.
Y si dedicaran solo el 25 por ciento de los recursos que se gastan los diseñadores políticos en que alguna obra se terminara a tiempo, o solo el 25 % de las comisiones que se cobran, en la gestión de la mejora de las infraestructuras de los barrios de Sevilla etc.....
Pero claro Sñr. Robles estaríamos en política ficción no en política de diseño que es lo que se lleva.

9:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home