domingo, octubre 21, 2007

Del centro histórico al casco ambiguo

El desengaño es la esencia metafísica del Barroco. El Renacimiento ha sido un sueño, una quimera envuelta en la desolación que al cabo de los siglos escribirá Cernuda. In ictu oculi, en un abrir y cerrar de ojos, el hombre del XVII descubre que las glorias pasan, que el tiempo huye, que al final del sendero nos espera el lugar donde habita el becqueriano olvido. Eso es todo. Y eso mismo es lo que sucede cuando despertamos de repente y descubrimos que Sevilla, la Sevilla que llevamos en el deseo, no es más que una realidad un punto kitsch y algo mostrenca, una ensoñación más literaria que urbanística, una forma de entender la vida que no cuadra con lo que sucede a nuestro alrededor.

Sevilla está pasando del centro histórico al casco ambiguo. Este tránsito, que se inició durante los grises años del franquismo, se convierte en la palanca que mueve las aspiraciones del socialismo picaresco, ese subgénero político-literario que nos desgobierna. La ciudad histórica nunca fue del agrado de los franquistas ni de sus herederos naturales: la mayoría de los sociatas jamás lucharon contra el régimen porque llevaban la camisa azul puesta o la encontraban en el armario de papá. No soportan la belleza que refleja su mediocridad, el legado del tiempo que los trasciende y los deja a la altura del betún. Por eso no tienen más remedio que destruirla.

El centro histórico ya es un casco ambiguo, dicho sea lo de la ambigüedaz con zeta del Zapatero remendón de la ortografía. Todo es ambiguo, aunque en este caso no estemos hablando de esa calle que llega desde la Alameda hasta la Campana y que está convirtiéndose en el remedo del barrio de Chueca. Lo ambiguo se alza frente a lo legal. Los señoritos del PSOE local se saltan el Plan Especial que debería proteger el casco antiguo para reconvertirlo en ambiguo: la recalificación depende del propietario, y como la solidaridad urbanística empieza por uno mismo, pues ahí está el escándalo del autopelotazo que han dado con su propia sede de la Puerta Carmona.

Tiene que ser una asociación privada como Adepa la que ponga el grito en los juzgados. Qué vergüenza deberían sentir los señoritos del socialismo picaresco... si la tuvieran, claro está. Se les llena la boca de interés general. Inciso: en realidad se les llena la boca de crustáceos cuya frescura sólo es comparable a la que lucen los comensales de la Visa gañote. Van por ahí pregonando su compromiso con lo público cuando en realidad sólo se preocupan del patrimonio del partido y de su patrimonio personal, vulgo sueldo. Hasta aquí llegó el nivel de la política sevillana en esta riada de mediocres que han tomado las riendas del poder.

El casco ambiguo ya ha degenerado en parque temático de turistas que pasean entre catenarias mientras el tranvía más probado del mundo -¿cuándo empezará a funcionar, Dios mío?- recorre unas calles diseñadas a la mayor gloria del alcalde Sánchez. El casco ambiguo es una sucesión de setas y de champiñones que se mezclan con ese pavimento playero que convierte la Alameda en un paseo marítimo sin playa. Este ambiguo casco que nos están dejando como herencia prematura se hace presente cuando caminamos por esas calles donde reina la camiseta y donde el recuerdo no es algo poético, sino el kitsch del souvenir.

Todo vale en esta ciudad donde los dirigentes públicos son los primeros en saltarse las normas urbanísticas que ellos han redactado. Luego se salen por la tangente de la memoria histórica, como el ‘esobético’ –mezcla de esoterismo y beticismo- Emilio Carrillo cuando reivindica el derribo de las casas de la calle San Fernando para reparar un abuso del franquismo. ¿Abusos franquistas? Que empiece por prescindir de lo que no hace ninguna falta, esto es, del cargo de alcaide que ocupa el enchufado Rodríguez Galindo. ¿O no es franquismo puro eso de inventarse un cargo para colocar a un camarada del partido?
Este casco ambiguo donde convive lo poco que queda de Sevilla con lo mucho que levantaron el franquismo y sus herederos naturales terminará por parecerse al monstruo de la sinrazón, que diría Goya en esa quinta del sordo que es la ciudad. No se oye casi nada. Lo decíamos la semana pasada y lo repetimos ahora. Cuatro gatos mal contados. El resto es silencio y complicidad. Está visto y comprobado que los sevillanos prefieren la piqueta a la picota. Vivan las caenas y las catenarias. Sólo falta un cartel en las antiguas puertas de la ciudad. “Señores turistas del parque temático de Sevilla, bienvenidos al casco ambiguo”.

16 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Tiene usted una fijación con los homosexuales que da miedo. ¿¿¿Considera que porque una calle se convierta en un remedo de chueca es un ejemplo de "algo malo"???

11:41 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Parece que los homosexuales no pagan sus impuestos, ni dan vida al centro, ni consumen el el pequeño comercio, ni contribuyen en nada, sólo unos pervertidos y viciosos exentos de contribuir al estado y que ni comen, ni visten, ni beben, ni van al cine... no contribuyen tampoco, desde luego señor Robles a eternizar esa Sevilla rancia de la que tanto le gusta a usted hacer gala, esa Sevilla de traje de domingo, de misa, de quinario y de niños disfrazados con lacitos y zapatos de charol...

La diversidad está ahí, y los que como usted no quieren verla y se ponen una venda en los ojos están en un craso error... y si caen en los tópicos más manidos y largamente alimentados por la intolerancia del régimen pues la cosa ya es de juzgado de guardia...

Supongo señor Robles que todos sus amigos son heterosexuales con certificado oficial de heterosexualidad y católicos-apostólicos y romanos. Me alegro mucho, pero igual que yo le dejo a usted pasear con sus maravillosos y correctos amigos, deje usted al resto de la humanidad vivir tranquilamente, que a su edad parece mentira...

11:53 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estimado Sr. Robles.

Encuentro naturales sus dudas acerca de las obras que se vienen realizando en el centro histórico. Muchos ciudadanos las comparten o muestran su desagrado al respecto. Sin embargo convendrá conmigo en que la situación actual del Centro tal como está es insostenible.

En mi modesta opinión, a los sevillanos les conviene viajar. Si sr. Robles, viajar y observar el centro histórico de otras capitales, tanto españolas como europeas, y descubrir que existe otro mundo a parte del azulejo macareno en la fachada; la reja sevillana que flaco favor le hace a ese bloque de pisos; la farola fernandina... que puede convivir lo clásico con lo moderno y no es necesario copiar modelos del pasado.

De cualquier modo es legítimo que exprese su desacuerdo con dichos cambios, pero he de indicarle que su opinión lamentablemente no puede ser tomada como seria. Su artículo es indigno, salido de la pluma de un reaccionario que vomita su odio a los "otros" sobre el papel, no de la de un periodista digno de ese nombre.

Sr. Robles, a santo de qué sus reiteradas alusiones homofóbas. ¿Es más valido su criterio sobre estética al adornarlo con burdos juegos de palabras y zafias alusiones a los homosexuales? Creo que no ignorará el estado en que se encontraba el barrio de Chueca antes de convertirse en el barrio gay de Madrid.

Dice vd. que muchos socialistas no luchaban contra la dictadura. ¿Luchaba mucho la derecha contra ella? ¡Por favor! ¿Herederos del franquismo dice? No son hoy los dirigentes del Partido Socialista los que se niegan a condenar la dictadura franquista.

Sepa que no es necesario que oposite a los espacios del insulto; la zafiedad; la crispación así como la demagogia, ya tenemos a los políticos que tanto vd. critica. Vistos los argumentos de su artículo no parece tener vd. mayor seso o razones que ellos.

J. Haldon

12:34 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Del moderador del blog para anónimo: no existe ni una sola alusión homófoba en el artículo. Ni una. Lea bien y no malinterprete. En el texto se dice bien claro que lo ambiguo no se refiere precisamente a ese remedo -o copia, vocablo no despectivo- del barrio de Chueca. No coja el rábano por las hojas, amigo mío. Se lo dice alguien que tuvo que soportar en su día un ataque homófobo por parte de los que defienden esa tolerancia que luego se queda en vanas palabras.
Y para J. Haldón:¿dónde está la crispación, amigo mío? ¿Acaso no se puede criticar? ¿O es que vamos a volver al régimen de partido único y opinión única?
En cuanto a los viajes, he de decirles que cuando salgo fuera veo de todo. Pero parque temático como el sevillano, poquitos.
Gracias por participar y sigan opinando libremente

1:28 a. m.  
Blogger San Isidoro said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

10:42 a. m.  
Blogger San Isidoro said...

Sr. Robles: la táctica utilizada por el "anónimo", es lo que se llama en lógica la "falacia del muñeco de paja".

Es más antigua que el andar "pa'lante".

La misma consiste en deformar las tesis del opositor para debilitar su posición y atacarla así con ventaja. Antes de atacar una tesis la altera: es decir en vez de argumentar contra la tesis de la destrucción del centro dice que usted odia a los homosexuales.

O sea.

10:44 a. m.  
Blogger San Isidoro said...

Sr. Haldón, veo que usted es un empirista irredento, pero debería de argumentar adecuadamente. Es decir, ¿podría explicar de dónde se extrae la tesis de que del mucho viajar uno aprende arte?, ¿y esa teoría epistemológica de que a partir de la observación se extrae conocimiento?. Alguna idea previa habrá que tener, ¿no?. De hecho usted no expone ninguna observación pura, sino que parte del argumento de que lo moderno puede convivir con lo clásico: pero eso hay que demostrarlo.

Por otro lado, el Sr. Robles es ciertamente benigno. Él piensa que ningún socialista luchó contra Franco, yo creo que realmente no hubo ninguno. Quizás Nicolás Redondo. Pero como parece que a usted la memoria "histérica" no le funciona, le recuerdo que los maestros del socialismo eran todos franquistas, y muchos de ellos nacional-socialistas.

Por ejemplo, Aranguren luchó en el ejército de Franco.

En fin.

10:53 a. m.  
Blogger Brillo de betún said...

Excelente escrito Don Robles. Y excelentes muestras de adhesión al regimen de los señoritos anónimos. Aún a riesgo de parecer un simple me los imagino, qué poco cuesta imaginar, con camisetas de Kafka; bolsito para acarrear movil, ipod y papelillos rizla e idealización de la ciudad cercana a los parámetros de una ciudad norteña europea pero con el rigor estético de aquel viejecillo del Cerro del Aguila que lloriqueaba emocionado ante la inauguración de las catenarias.
Todo es bueno si es nuevo; si es nuevo, dos veces bueno.
Ellos sueñan con una Sevilla descafeinada en un vaso serigrafiado de Starbucks, "escriben" en sevilla21 y cuando llueve no se acuerdan de Santa Barbara, sino que exclaman llenos de gozo:¡Esto no parece mi Sevilla, pero si parece una ciudad centroeuropea! mientras imaginan al alcalde Sanchez en el próximo festival drag, hito de modernidad en la ciudad rancia que se moderniza a golpe de SMS.

1:31 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estimados Señores Robles e Isidoro.

Creo necesario aclarar, sin pretender entrar en un debate que no tendría fin, ciertas palabras y afirmaciones que vds. ponen en mi boca. Espero que sea debido a una lectura rápida y no con otra intención más fea.

En primer lugar señalar que en ningún momento le he negado el derecho a crítica. De hecho se lo he reconocido expresamente en el primer y tercer párrafo por lo tanto no entiendo en que basa dicha afirmación.
Con respecto a su alusión de si deseo volver a un regímen de partido único me disculpará pero creo que sobra comentario alguno.

A la persona que escribe bajo pseudónimo le comento que en ningún momento he afirmado que viajando se aprenda Arte. Esa afirmación tan atrevida la pone vd. en mi boca manipulando mis palabras. No obstante de camino le señalaré que para aprender Arte no basta con ver iluminaciones en libros o estudiar al respecto, sería muy aconsejable viera algún museo u obra arquitectónica personalmente, cosa que supongo ha hecho.

Lamento que vd. no pueda extraer conociemiento e la observación directa y la experiencia algo muy común en el resto de las personas. De cualquier modo le comento que las ciencias nacen de la observación de la naturaleza y del comportamiento, Si para vd. hay que tener una idea previa de todo, me veré obligado a pensar que Galileo en vez de mirar por un telescopio debió de sufrir una una "inspiración divina".

Dice vd. que tengo que demostrar que lo moderno puede convivir con lo clásico. Sr. el movimiento se demuestra andando, dese una vuelta por Barcelona, Londres o París. Hoy día hay vuelos realmente baratos.

Dice vd. que ningún socialista luchó contra Franco, supongo entonces que los muertos del bando republicano y los presos políticos del franquismo eran católicos de derechas y Franco debió de ser de izquierdista que luchó a brazo partido contra la derecha. También se le ha olvidado decir en qué bandos militaban los fundadores de la actual derecha española.
Hay que tener valor de realizar semejante afirmación y decir a continuación que poseo una memoria histérica.

Finalmente le diré que mi memoria no falla en absoluto por contra de la suya puesto que parece no recordar o ignorar que la lengua inglesa carece de tildes. Les ruego pues no modifiquen la grafía de mi apellido.

1:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Del moderador para el último anónimo, Sr. Haldon:la próxima semana aparecerá en la serie Sevilla Siglo XX que emite Sevilla TV, y que dirige un servidor, una elocuente intervención de don MAnuel del Valle, ex alcalde de Sevilla y refundador del PSOE sevillano. Del Valle reconoce que el PCE luchó contra el franquismo mientras los escasos socialistas sevillanos -eso me lo han dicho Guerra o Lazo, por ejemplo- se dedicaban a esperar su momento tras la caída del régimen. Eso no es bueno ni malo, amigo mío: eso fue así y los mismos protagonistas de aquello lo reconocen. Unos socialistas, por cierto, que con sus aciertos y sus errores propiciaron una transición que permitió a España la salida del túnel franquista. AQUÍ NO ESTAMOS DE ACUERDO CON LA DICTADURA, ¿ENTENDIDO? Y en cuanto a la homofobia, me reafirmo: son otros, amparados por la progresía en el poder, los que la llevan a cabo, no yo.
Un cordial saludo y siga en el blog, que se enriquece con sus comentarios: los libarales somos así...

2:26 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Admirado Sr. Robles:

Es una lástima que esta dictadura descafeinada campe a sus anchas, pero yo, que soy "de derechas", estoy actualmente en un estado de escepticismo tal, que casi entrego la cuchara.

¿Dónde está Amalia Gómez?; no va siendo hora de lavarle la cara (y lo que no es la cara) al Partido Popular?

En cuanto a esta progresía...tienen la prepotencia del Real Madrid en época de Franco o del Barcelona en la nuestra.

En fin, eso es lo que hay. Nuestro ¿excelentísimo? alcalde (con minúsculas) se permite comportamientos déspotas que serían difícil de superar por cualquier fascista.

Un abrazo.

4:45 p. m.  
Blogger jose antonio manzano said...

No alcanzo a leer comentario homófobo o insulto alguno en el post. Felicidades por el mismo.

4:54 p. m.  
Blogger San Isidoro said...

Mr. Haldon:

Le contesto:
Primero: Hablamos de estética, ¿no?. Disciplina filosófica sobre el arte. Y recomienda viajar, para aparte de divertirse, aprender, ¿no?.

Segundo, dice: “Lamento que vd. no pueda extraer conocimiento e la observación directa y la experiencia algo muy común en el resto de las personas. De cualquier modo le comento que las ciencias nacen de la observación de la naturaleza y del comportamiento, Si para vd. hay que tener una idea previa de todo, me veré obligado a pensar que Galileo en vez de mirar por un telescopio debió de sufrir una una "inspiración divina".”

Respondo: No se si para Galileo fue de inspiración divina o no, pero ¿me podría decir de qué observación sacó Einstein la teoría de la relatividad?. Por ejemplo, Popper tampoco sacaba conocimiento de la observación directa. Ni Hawking. Serán unos indocumentados. ¿Conoce el falsacionismo popperiano?.

Tercero: ”Dice vd. que tengo que demostrar que lo moderno puede convivir con lo clásico. Sr. el movimiento se demuestra andando, dese una vuelta por Barcelona, Londres o París. Hoy día hay vuelos realmente baratos.”

Usted sabe de sobra que el movimiento no es evidente. Es más hay físicos que dicen que el tiempo no existe. Incluso filósofos. O sea, que de evidente nada. Y menos que lo que se hace en Barcelona, sea aplicable en Sevilla.

”Dice vd. que ningún socialista luchó contra Franco”. Ahí hay un error en mis palabra: el Sr. Robles piensa que la mayoría de los socialistas no lucharon contra Franco (no es lo que yo he escrito).

Una vez hecha esta aclaración, sigo. Yo creo que ninguno, a excepción de Nicolás Redondo, aunque no se si en esa época era socialista.

Por cierto, no sabía que estábamos hablando de la República. Claro, porque si nos hubiésemos ido un poquito más atrás, habría salido que el PSOE apoyó la Dictadura de Primo de Rivera.

Evidentemente, lucharon primero contra la República, después contra Franco, y después Besteiro pegó el golpe de Estado con el que acabó la Guerra.

De los socialistas actuales, a los que nos estábamos circunscribiendo, ninguno luchó contra Franco.

No se me ha olvidado que los dirigentes de la derecha venían del franquismo, es más, la transición la hicieron los franquistas, ¿y?.

“Finalmente le diré que mi memoria no falla en absoluto por contra de la suya puesto que parece no recordar o ignorar que la lengua inglesa carece de tildes. Les ruego pues no modifiquen la grafía de mi apellido.” Aquí yerra “again”. Si no se si su apellido es inglés, entonces no es achacable el error a una pérdida de memoria. Igualmente, podría suceder que ignorase el idioma inglés, con lo que tampoco sería un problema de memoria.

Más a más, podría haber ocurrido que a usted se le hubiere olvidado ponerle la tilde por las prisas, o incluso que se me haya escapado a mí, con lo que tampoco sería un error de memoria, sino un error en la escritura.

Para ridiculizar hay que valer.

7:03 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Estaré encantado de ver dicho programa que adelanta tan interesante así como de seguir sus opiniones en este blog y en el resto de medios en los cuales vd. colabora tal y como hasta ahora.

Haldon

9:33 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Por mi edad he acabado por conocer en propia experiencia que la política es, a fin de cuentas, sólo una manera de navegar. Lo fácil es navegar a favor de viento. Todo te favorece, todo te empuja. Adelantas a todo el mundo y hasta puedes saludar o hacer a alguien la peseta mientras le pasas.
También hay quien navega en contra de viento. La mayoría de las veces es una decisión difícil y comprometida. Difícil porque hay quien nos hará la peseta mientras nos pasa, y comprometida porque casi siempre quien elige navegar a contraviento lo hace por salvar a alguien o por recobrar algo importante, esencial.
Estas son las dos tipologías políticas que he conocido. Son, además, independientes de la derecha y de la izquierda. Son, en verdad, algo más profundo, que tiene que ver más con el valor y el amor propio y el amor a la justicia y la decencia que con haber leído el "Manifiesto Comunista".
Los que navegan a contraviento casi siempre son muy pocos, pero se convierten en millares cuando cambia el capricho de Eolo. Es decir, cuando ya no son necesarios.

Todos saben quienes, hace treinta y tantos años, navegaban a favor de viento.
Todos sabemos, hoy por hoy, quienes navegan a favor de viento.
Y yo tengo la sospecha de que, en el fondo, son los mismos.
Se les huele a kilómetros.

Menos mal que las circunstancias son otras. Las salvamos los que un día fuimos contracorriente.

10:08 p. m.  
Anonymous gazpacho con arepa said...

No se puede decir mejor. Enhorabuena de verdad!

Al Sr. J. Haldon: recomienda ud a los sevillanos "viajar y observar el centro histórico de otras capitales, tanto españolas como europeas, y descubrir que existe otro mundo a parte del azulejo macareno en la fachada; la reja sevillana que flaco favor le hace a ese bloque de pisos; la farola fernandina...".

Bien, soy sevillano de 33 años y he vivido (que no viajado) en Roma, Londres y Barcelona. He trabajado en La Habana, Lima, y Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia. Desde hace 2 años y medio, vivo y trabajo en Bogotá. Si hablamos de visitar ciudades, la lista ya sería demasiada larga. ¿Puedo hablar ahora? Créame de verdad que no he visto tanto desprecio por una ciudad como se está dando en Sevilla. Y ya no hablo de estética, que siempre conduce a un terreno farragoso. Estoy radicalmente en contra de la construcción del pastiche neosevillano y sí que me gusta la convivencia de la buena arquitectura moderna con lo antiguo. Lo que no tolero es el desprecio y la actitud de nuevo rico del cambio por el cambio.
La Alameda. Sin entrar a valorar si ha quedado bonita o fea (que hay gente pa tó), ¿Ud cree, que la elección de esas losetas son las adecuadas para ese lugar? Son porosas y sucias, y no hay que estudiar aparejadores para darse cuenta que no son aptas para el tránsito de la zona. Entonces, ¿porqué ese empecinamiento de nuevo rico? ¿Será que hay alguien (o varios) llevándoselo calentito? Es que así es todo: un tranvia de 1000 metros, la expropiación de las casas de la C/ S. Fernando, la Plaza del Pan, etc.
En fin.... cada día que pasa me convenzo más de que somos una panda de nuevos ricos que tenemos lo que nos merecemos.
Saludos a todos

4:27 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home