martes, octubre 16, 2007

¿Qué es el régimen?

El régimen es el micrófono de Canal Sur que esperaba, obediente y sumiso, la llegada de Gaspar Zarrías a la India: ni Colón disfrutó de tan magno recibimiento cuando volvió de las Indias después de haber descubierto un nuevo mundo. El régimen es el micrófono y la cámara, el minutaje reservado en el informativo y la imagen posterior de Andalucía que se ofrece en el canalillo, como lo llaman los que trabajan dentro y despotrican fuera. Pero el régimen también llega a ese consejillo audivisualoide que se traga sin rechistar estas manipulaciones de Indiana Jones Zarrías mientras persigue a las televisiones locales. El régimen es Goliat, nunca David.

Para que se construya un régimen es justo y necesario que se alce un sindicato vertical compuesto por sindicalistas abonados al peloteo sin pudor alguno, por jerifaltes que cambiaron las banderas rojas de la reivindicación por la asistencia al comité director del partido, que aquí en Andalucía la palabra partido es masculina y singular. Ese sindicato vertical está apoyado, en el otro extremo, por un empresariado oficial y oficialista que se dedica a organizar cursos como si fueran los epígonos del PPO.

Este régimen se extiende por una compleja red de empresas públicas que se saltan a la torera los controles habidos y por haber, que ignora el papel de los interventores, que dedica los fondos de todos a inversiones en los ayuntamientos donde gobierna el partido, siempre en singular. Esas empresas son como diputaciones con siglas, un refugio al que van a parar los linces protegidos del aparato que han sido milagrosamente descabalgados de la poltrona pueblerina.

El régimen no es Chaves, ni su altavoz Pizarro, ni el Capitán Tan Zarrías de expedición en Nueva Delhi, ni las consejeras de cuota, ni los alcaldes que confunden ayuntamiento con partido, Junta con Diputación en un totum revolutum que obligue a los vecinos del pueblo a elegir: o conmigo o contra nosotros. No. El régimen no es eso, sino algo mucho más sutil. El régimen es el vocero de guardia que coloca sus programas en el canalillo, vulgo Er Canarsú, gracias a su amistad con el presidente que nunca recibirá la más mínima crítica del enchufado. El régimen aletea en las páginas que escriben esos intelectuales blandos cuando se ponen rebeldes y ponen como los trapos... a la oposición. El régimen es esa cuadratura del círculo que consiste en sentirse antisistema por criticar a los que no mandan mientras se silencian los abusos del poder. Ni los falangistas llegaron a tanto.

Bailar con la más guapa, con la vara de mando del poder marcando el son y el compás: eso es el régimen. Un bailaor se sube al escenario del comité director del partido y agradece –de ahí también viene la palabra agradaor- las subvenciones recibidas pero pide más. Eso es el régimen. Y la paguita, y el cheque escolar, y los seis mil euros prometidos, y las vacaciones a las amas de casa que nadie reclamará nunca, y las habitaciones individuales de hospital que quedaron archivadas en los baúles de la desmemoria y la desvergüenza.

El régimen se hace palpable y presente cuando aparece en escena ese sobrevenido que hace el trabajo sucio en las covachuelas del partido o de la Junta, que al fin y al cabo son la misma cosa: en todos los cortijos conviven el perrito faldero y bodeguero con el perro guardián. Es el típico tipo rencoroso sin motivo, el malencarado asesor a sueldo que se encara con el que nada tiene que agradecerle al poder y le espeta la pregunta de turno después de llamarlo facha: hay que reconocer que son tan originales... Entonces no hay más remedio que echar mano de Bécquer, que fue periodista antes que poeta. ¿Qué es el régimen?, me preguntas mientras clavas tu furiosa pupila en mi pupila azul. ¿Qué es el régimen? ¿Y tú me lo preguntas? El régimen eres tú.

13 Comments:

Blogger casposo said...

Aplaudo su artículo, como siempre. Por si a alguien le interesa. El Régimen, también, es la página 310 del Anuario Estadístico de España año 2007, que uno puede contemplar en este enlace:

http://www.ine.es/prodyser/pubweb/anuario07/anu07_07condi.pdf

Ahí está la clave, en la paguita. El Régimen del bienestar y de los estómagos agradecidos. El oro y el moro por un voto. ¡yo no sé que te diera por un voto! (si seguimos emulando al romántico sevillano.

Y mientras tanto, memoria histórica de fondo, criticando otro régimen como si entre aquél y éste no hubiera una parentela de lazos sanguíneos directos ("uséase", consanguinidad) con la única diferencia es que este "te quiere" y aquel "te odia".

Y a golpes de trompeta el indiano Zarrias, el nuevo Cecil Rhodes (ojito a esta pista), regresa con los deberes hechos, "vendiendo" a los ricos de Nueva Delhi el jamón y los paraísos andaluces, o tal vez ultimando la inauguración de la planta futura Nueva Delphi que esa sí que no quiere a Andalucía, ni a Cádiz ni a la madre que nos parió.

4:57 p. m.  
Anonymous ay_perfidia said...

Me imagino que el 63 del mail de pacorrobles es el año de nacencia. Pues por esas fechas, una tenía ya edad para afeitarse las piernas con regularidad. O sea que bien, que vale, que vamos al temita.

Conocido el dato anterior, la muerte del ferrolano la pilló a una servidora ya treintañera. Con lo cual pude/supe/no tuve más remedio que disfrutar del antiguo llamado régimen.

Había una singular diferencia con el actual: era más difícil que no te pillara de vez en cuando el tren a todo lo ancho. Por ejemplo, la gimnasia, con puchos. (Siempre se le puede preguntar a una madre, a una tía o a una abuela qué cosa sean puchos). Los domigos, a misa y con velo. Si fumabas -una era y es de pueblo- te tomaban por una medio fulana.

Por eso de que estudiabas fuera, siempre podía surgir el rumor de que alguien te estaba tirando. Ojo, no que te estuvieras tirando a alguien.

Pero tatatacháan, la enorme diferencia fue que pasé toda una infancia y casi toda una juventud sin er televisó en casa. Al No&Do ya le teníamos cogidas las vueltas. La doctrina ideológica pues, nos la impartía -por aquí, miren mi dedo- una sargentona de la Sección Femenina que ni ella misma se lo creía.

Se podía vivir en las afueras del régimen. Te jugabas poco, a menos que estuvieras mu metía en el Partido, ya saben cuál. Y éso la verdad quedaba para unas pocas nada más. Se criticaba, se conspiraba, se cachondeaba mi pandilla de todo el tinglado y éramos casi felices sabiéndonos transgresoras.

Ahora no. Ahora la doctrina es tan subliminal, tan avasalladora, tan permeabilizante, tan empapante, tan todocupante, que los nuevos cachorros que nacen al bautizarlos ya saben que lo importante es poder es meter la cabecita en la Junta.

So pena de que los saquen en el yutube con un lagarto sobre la teta izquierda y le llamen pijos y otras cosas peores. Doy gracias a Santa María de los Descarriados por haber nacido antes de doblar el codo el siglo XX. Esta tropilla me coge ya con espolones y varias veces al día, sobre todo si alguien tiene puesta la tele y se ve er Canalsú, golpeo con mi mano izquierda el hueco de mi codo derecho y a su llamada mi brazo se yergue con el puño cerrado en un potente, descarado, solemne, casi viril, corte de mangas.

7:12 p. m.  
Blogger jose antonio manzano said...

A régimen ponía yo a más de uno y de dos comedores de mariscos por cuenta de los contribuyentes.

7:16 p. m.  
Blogger San Isidoro said...

Vivimos en lo que Tocqueville denominaba el "despotismo blando".

8:56 a. m.  
Blogger Lopera in the nest said...

El "régimen" son muchas más cosas; Es un presidente del "sindicato" de empresarios que NO es empresario, es un "lider" sindical que NO ha sido nunca trabajador. El régimen es "peatonalizar" el centro de la ciudad para que cuando vengan con sus coches oficiales NO sufrir los "putos" atascos. El régimen es tener miedo porque cuando quieras buscar trabajo NO te lo van a dar porque la empresa depende de la subvención de la Junta, y has hablado demasiado. El régimen es ser anticlerical y NO tener empacho en dar pregones de Semana Santa, o coger un varal (¿se dice así Sr. Robles?) en la procesión de la Hiniesta.
En defnitiva el régimen es la tendencia hacia el cero absoluto.

10:51 a. m.  
Blogger Lopera in the nest said...

El régimen es "disfrutar" analizando el CV del Presidente del Parque Científico y Tecnológico Cartuja 93.

12:06 p. m.  
Blogger eres_mi_cruz said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

1:02 p. m.  
Anonymous ay_perfidia said...

¿A quién, a quién le han suprimido el comment? Ande don Robles, una pista que servidora es mu cotilla.

Ponga las iniciales, o al menos si era varón, hembra o mediopensionista. Ná, porque aquí no nos conocemos ninguno, pero... ¿cómo de fuerte era lo del comment? ¿y cuando se murió Cristo, la Virgen había traspasado ya la carpintería? ¿Le quedó su paguita? Aypordió, que sin vivir.

6:49 p. m.  
Blogger casposo said...

El Régimen también se extiende a nivel nacional y llega hasta dar risas (será por la paronomasia con Prisa). La última es la de Tele 5 y la última cruzada proZapatero proPrisa o contra todo el que se mueva contra Zapatero. Si alguien se ha preguntado últimamente cómo ha cambiado progre(sivamente) esta cadena, la respuesta está a punto de salir a la luz o, por decirlo pornográficamente, el hecho está a punto de consumarse.
Que Mª Teresa Campo hable de Felipe González, que la Noria ataque frontalmente a Cope y el Mundo (primero José Mª Gracía, después Luis del Olmo), que a Ana Rosa Quintana se le vea la flor (porque esta plumeros no habrá cogido mucho) y un largo etcétera que se denomina en periodismo la mosca puñetera o el goteo (no confundir con el gota a gota), incluida la reconciliación entre Aquí hay Tomate y la periodista malagueña, todo eso, digo, tiene una explicación que se verá este sábado. Más concretamente a las 20:00 horas. Sí, con un partido de fútbol. Tele 5 ha entrado en la parrilla de las emisiones en abierto para hacer frente a la Sexta. Prisa y Tele : el precio de un partido de fútbol.
Y lo que nos rondarán, morenos.

2:12 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

El régime sigue vivo y funciona muu bien, la manipulación e intoxicación sigue , este comentario ha sido escrito en un blog ppepero

"Dar un golpe de Estado sería, por ejemplo, pagar a unos marroquíes soplones de unidades de miembros de las FFSeguridad, implicados en guerra sucia en los 80, para que volaran unos trenes antes de unas elecciones y culpar, por ejemplo al gobierno legítimo de dicha voladura. Pero vamos eso en nuestro país es imposible que suceda... ¿no?"

2:22 p. m.  
Blogger Lopera in the nest said...

Estimado Paco Robles, Vd. que conoce al Sr. Escuredo, al menos lo he visto en una entrevista en Sevilla TV, ¿podría preguntarle entre el paralelismo entre lo del Sr Pla en Valencia y su chalet, con el suyo en Simón Verde?. Aunque la memoria es frágil y de esa historia hace ya muchos años.

4:55 p. m.  
Anonymous ay_perfidia said...

No sé -no he visto en mi vida Sevilla tv, me cae lejos- si el señor Robles realiza entrevistas a tumba abierta o negocia con el entrevistado algunas preguntas o no-preguntas.

Lo cierto es que Escuredo fue utilizado por quien usted y yo sabemos, luego arrojado como braga sucia pero no fue tonto: chupó lo que hubo de, o le dejaron, chupar y como le cantó Carlos Cano 'puso en Madrid un despacho de mucho postín'. Lenguas viperinas afirmaban que era un despacho de influencias, qué maldad. Vivió en Somosaguas, no en Vallecas e hizo un capital, un señor capital.

Ahora, como Borbolla, como el mismo Alphonse War, va de hombre talentoso por la vida, reflexivo y conciliador.

Pero ahí están las hemerotecas. Algunas, misma yo, no hemos perdido del todo toda la memoria.

8:50 p. m.  
Anonymous Lamari said...

El régimen es que ayer en Cádiz el Sr Rubalcaba en una visita política ( de ahí Sr y no ministro); ocupara toda la calle San Francisco en su desplazamiento hacia el palacio de congresos (lugar del mitin político); rodeado de su guardia de corps (prebostes sosialistas gaditanos y andaluces

1:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home